Reflexiones

** La Carreta Vacía (bella reflexión sobre la Humildad).-


Caminaba despacio con mi padre, cuando él se detuvo en una curva y, después de un pequeño silencio, me preguntó: “Además del canto de los pájaros, ¿escuchas alguna cosa más?”.

Agucé el oído y le respondí: “Oigo el ruido de una carreta”.

“Eso es —dijo mi padre—, una carreta, pero una carreta vacía”.

Pregunté a mi padre: “¿Cómo sabes que está vacía, si aún no la hemos visto?”.

Entonces mi padre respondió: “Es muy fácil saber cuándo una carreta está vacía, por el ruido. Cuanto más vacía va la carreta, mayor es el ruido que hace”.

Me convertí en adulto, y ahora, cuando veo a una persona hablando demasiado, interrumpiendo la conversación, siendo inoportuna o arrogante, presumiendo de lo que tiene o de lo que es, mostrándose prepotente o menospreciando a los demás, tengo la impresión de oír de nuevo la voz de mi padre diciendo: “Cuanto más vacía va la carreta, mayor es el ruido que hace”.


La humildad hace callar a nuestras virtudes y permite a los demás descubrirlas. Y recuerden que existen personas tan pobres que lo único que tienen es dinero.  y nadie está mas vacío que quien está lleno de sí mismo.

Desconozco el autor

El ver una carreta llena de carga, o al imaginarla con su carga pesada, nos transmite una sensación de silencio, esfuerzo y plenitud.  Igualmente sucede con las personas.  Existen personas que tienen una vida llena de logros y plenitud y poco alardean de eso.  Todo es gracias al esfuerzo y a la lucha diaria. No hay protagonismos. Todo lo contrario sucede cuando se alardea de todo lo obtenido cuando en realidad la vida puede estar sin sentido, sin equilibrio o simplemente vacía.


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

error

Enjoy this blog? Please spread the word :)