*@ OREMOS EN TIEMPOS DIFÍCILES Y EN TIEMPOS DE COSECHA

Espíritu Santo, Dios de Amor,
mírame en esta circunstancia difícil
en que se encuentra mi vida
y ten compasión de mí.

Confiadamente acudo a Ti,
pues sé que eres Dios de bondad
y manantial de amor.

Vengo a Ti, pues sé que no hay nada
que no lo pueda lograr
tu misericordia infinita.

Acepto tus insondables designios,
aunque no los comprenda.

Me abrazo a ellos con aquel fervor
y generosidad con que Cristo aceptó
el Misterio del dolor en su vida.

Humildemente te pido,
me des la gracia de superar
esta situación difícil,
en este momento de mi existencia,
y que esta prueba, lejos de separarme de Ti,
me haga experimentar con mayor plenitud
la omnipotencia de tu amor
que limpia, santifica y salva.

Hágase en mí Tu Divina Voluntad…
Amén.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *